Anticipos: Tratamiento en IVA ante el CFDI con complemento para pagos

Consideraciones en la documentación y causación de IVA en anticipos.

Derivado de la necesidad de documentar correctamente los anticipos de acuerdo con la mecánica dispuesta por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en materia de comprobación fiscal, es conveniente repasar la normatividad y los supuestos que pueden presentarse en la práctica, identificando así cómo es que debe expedirse la documentación comprobatoria. De acuerdo con el Artículo 1-B de la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA), tratándose de anticipos, se considera que se causa el impuesto al momento de obtener dicho anticipo. Esto es así porque la disposición referida señala que “se consideran efectivamente cobradas las contraprestaciones cuando se reciban en efectivo, en bienes o en servicios, aun cuando aquéllas correspondan a anticipos, depósitos o a cualquier otro concepto sin importar el nombre con el que se les designe, o bien, cuando el interés del acreedor queda satisfecho mediante cualquier forma de extinción de las obligaciones que den lugar a las contraprestaciones”. Definición de anticipo Para definir el tratamiento del anticipo en relación con la causación del IVA primeramente es necesario identificar cuándo se está en presencia de un anticipo. Al respecto, derivado de la nueva regulación en materia de comprobantes fiscales digitales por Internet (CFDI), la autoridad fiscal ha emitido criterios para identificar los anticipos. La autoridad señala que cuando “ya exista acuerdo sobre el bien o servicio que se va a adquirir y de su precio, aunque se trate de un acuerdo no escrito, y el comprador o adquirente del servicio realiza el pago de una parte del precio, estamos ante una venta en parcialidades y no ante un anticipo”. Esto lo establece en la Guía de Llenado del CFDI 3.3.