Momentos de causación del IVA

Revisión de los momentos de causación previstos por la legislación.

El Impuesto al Valor Agregado (IVA) es una contribución indirecta que grava: La enajenación de bienes, la prestación de servicios independientes, el otorgamiento del uso y goce temporal de bienes y a importación de bienes o servicios. La Ley del IVA establece, para cada acto gravado, el momento en que el impuesto se considera causado indicando, para cada caso, que se causa cuando las contraprestaciones se cobren efectivamente. Regla general El Artículo 1-B del mismo ordenamiento señala que se consideran efectivamente cobradas las contraprestaciones cuando se reciban en efectivo, en bienes o en servicios, aun cuando aquéllas correspondan a anticipos, depósitos o a cualquier otro concepto sin importar el nombre con el que se les designe, o bien, cuando el interés del acreedor queda satisfecho mediante cualquier forma de extinción de las obligaciones que den lugar a las contraprestaciones. En este entendido, es regla general que cuando el interés del acreedor quede satisfecho mediante cualquier forma de extinción de obligaciones, es que se causa el impuesto, aun cuando correspondan a anticipos; es decir, aunque se pague solo una parte de la obligación, el impuesto se considera causado sobre esta parte liquidada.